El extraño caso del cementerio de gatos

El extraño caso del cementerio de gatos

EL EXTRAÑO CASO DEL CEMENTERIO DE GATOS DE BLUMENAU HABÍAMOS DECIDIDO IRNOS DE VACACIONES AL MAR. DESPUÉS DE CONDUCIR MÁS DE DOCE HORAS POR LA RUTA BR 470, CUANDO VI EN EL GPS QUE ESTABA CERCA DE LA CIUDAD DEL OKTOBERFEST, BLUMENAU, PRESENTÍ QUE HABRÍA DE SER UNA PARADA INOLVIDABLE.

SI ALLÍ FESTEJABAN LA MAYOR FIESTA CERVECERA DE BRASIL, UNA DE LAS MÁS GRANDES DEL MUNDO DESPUÉS DE ALEMANIA, NO PODÍA HACER SEMEJANTE DESPRECIO. CAÍA UNA DENSA NIEBLA SOBRE LA SERRANÍA, ASÍ QUE LLEGAMOS A LA CIUDAD BUSCANDO UN HOTEL A CIEGAS. INCREÍBLEMENTE ¡NINGUNO DISPONIBLE! ME OFUSQUÉ, NO LO NIEGO, PERO COMO SUELO TENER UN AS EN LA MANGA, HICIMOS LO DE SIEMPRE: BUSCAR PEQUEÑOS RESIDENCIALES FAMILIARES QUE A VECES NO FIGURAN EN LAS GUÍAS DE “RECOMENDADOS”. DESPUÉS DE LA VIEJA CERVECERÍA DE LA CIUDAD, PUDE DIVISAR EL CARTELITO LUMINOSO CON UNA LETRA APAGADA QUE REZABA: “DAS HAUS DER KATZE“ (LA CASA DEL GATO EN ALEMÁN), PARECÍA MÁS SALIDO DE UNA PELÍCULA DE TERROR QUE DE UNA CIUDAD TURÍSTICA, PERO MI ESPALDA YA NO ESTABA PARA NIMIEDADES. TOMAMOS UNA HABITACIÓN CUÁDRUPLE CON VISTA AL PARQUE MUNICIPAL EN HONOR A LOS FUNDADORES DE LA CIUDAD, LA FAMILIA BLUMENAU, QUIENES HABÍAN VENIDO EN BARCO HASTA LA COSTA ATLÁNTICA DIRECTAMENTE DESDE ALEMANIA. PARA HACER HONOR A LA TRADICIÓN, PEDÍ EN EL BAR DEL HOTELITO UNA CERVEZA ARTESANAL DE LA CASA, QUE SERVÍAN EN UNA GRAN JARRA TALLADA CON UN ALEMÁN BIGOTUDO VESTIDO DE PANTALONES CORTOS CON TIRADORES, MEDIAS BLANCAS, SUECOS Y SOMBRERO CON 3 PLUMA. TODOS SUBIERON A LA HABITACIÓN, YO LOS ACOMPAÑÉ APENAS MINUTOS DESPUÉS. NOS DORMIMOS RÁPIDO. MANEJAR DESDE POSADAS TANTAS HORAS SEGUIDAS, HIZO MELLA EN MÍ Y SÓLO DESEABA RECOSTARME PARA SEGUIR NUESTRO CAMINO HACIA LA PLAYA AL DÍA SIGUIENTE. NO RECUERDO BIEN LA HORA. LA NIEBLA SEGUÍA ALLÁ AFUERA, COMO CUIDANDO NUESTRO SUEÑO, CUANDO EL VIENTO DE LA SERRANÍA ABRIÓ SÚBITAMENTE LA VENTANA DE NUESTRA HABITACIÓN, SIN PEDIR PERMISO NI ENTENDER RAZONES Y ME PRODUJO UN DESVELO INUSITADO. ESTABA HECHO FLECOS DEL CANSANCIO Y SIN PODER DORMIR. NO TUVE OTRA OPCIÓN QUE VESTIRME E IR AL HALL DEL HOTELITO, UNA TÍPICA CASA ALEMANA CONSTRUIDA POR LOS FUNDADORES DEL PUEBLO POR EL MIL NOVECIENTOS Y TANTO. PREFERÍ SALIR PARA NO MOLESTAR A PILI Y LOS NIÑOS. GRANDE FUE MI SUSTO CUANDO EN LA VEREDA ME TOPÉ LITERALMENTE CON LA QUE SUPUSE ERA LA DUEÑA DEL HOTEL, UNA MUJER A LA QUE EL PASO DEL TIEMPO LE HABÍA TALLADO UN ROSTRO BLANCO DE MIRADA AZUL PENETRANTE. — DISCULPE! QUÉ TORPE FUI. — LE DIJE A LA ANCIANA, QUIEN LLEVABA UN GATO ENTRE SUS BRAZOS Y UN SÉQUITO DE GATOS DETRÁS. SU ASPECTO ME RECORDÓ ESAS VIEJAS PELÍCULAS EN BLANCO Y NEGRO DE LA TV PÚBLICA. — NO HAY PROBLEMA, HIJO, PUEDE SUCEDER. — ME DIJO EN SU BRASILEÑO/ALEMÁN (YO ENTIENDO PORTUGUÉS) ¿QUÉ HACE DESPIERTA A ESTA HORA SEÑORA?, SON COMO LAS TRES O CUATRO DE LA MADRUGADA Y CON ÉSTA NEBLINA! — NO SUELO DORMIR DE NOCHE, LA EDAD HACE QUE LOS VIEJOS DURMAMOS POCO, SABE? — SI, YA SÉ, MIS ABUELITOS TAMBIÉN DORMÍAN POCO DE NOCHE, MÁS LO HACÍAN DE DÍA.

ES QUE MIS GATITOS SON MUY DEMANDANTES. LES CALIENTO LECHE Y LES PONGO LOS PLATITOS UNO AL LADO DE OTRO, CON SU RESPECTIVO NOMBRE. — ¡SIETE GATOS TIENE! ¡MI DIOS! Y CADA UNO TOMA LA LECHE EN SU PLATO, QUÉ INTELIGENTES! — LE DIJE — SI, SON MUY EDUCADOS, CARIÑOSOS, PERO SOBRE TODO, SON MIS FIELES GUARDIANES. AQUÍ NADIE ATIENDE A LOS MININOS DE LA CALLE, SALVO YO… NO TENGO FAMILIA, HIJOS, NIETOS, NADA… SÓLO LOS GATOS, SIEMPRE SIETE GATOS. — Y POR QUÉ SIETE? ¡Y TODOS DEBEN TENER SIETE VIDAS ME IMAGINO! — DIJE A MODO DE CHISTE. — ¿Y USTED CREE QUE NO? — DIJO ELLA MUY SERIA. — AHH, PURAS SUPERSTICIONES, LOS MUERTOS, MUERTOS ESTÁN. ¿TODOS VIVEN AQUÍ EN EL HOTEL CON USTED? — PREGUNTÉ — BUENO, VIVIR… DIRÍA QUE NO, ELLOS SON MEDIO SALVAJES, LES GUSTA ESTAR EN EL BOSQUE, A VECES NO SÉ SI SON GATOS MONTESES PERO CADA NOCHE VIENEN A MÍ A RECIBIR CARIÑO Y ALIMENTO, DESDE QUE ERA UNA NIÑA. — ¿SE ACUERDA SUS NOMBRES? ME CLAVÓ LA MIRADA FRÍA Y FULMINANTE, ERA OBVIO QUE DIJE UNA BOBERÍA. — PETERLE, MIRE, PEPITO, MIRL, MIRKO, PUTZE, VISSCH, SITTA. — ¿QUIERE DAR UN PASEO POR NUESTRO JARDÍN? LA NIEBLA YA CASI SE HA IDO Y TODO EL PARQUE ESTÁ ILUMINADO CON FAROLES QUE MI PROPIO PADRE INSTALÓ HACE MUCHOS AÑOS. 6 NO PARECÍA MALA IDEA. ASÍ MATABA EL ABURRIMIENTO Y CONOCÍA UN POCO ESA BELLA CIUDAD. PASAMOS POR UN BOSQUE DE PALMERAS ENORMES, CENTENARIAS. LLAMÓ MI ATENCIÓN LA FUENTE DEL NIÑO HACIENDO PIS ETERNAMENTE. SE PARECÍA MUCHO A UNA FOTO QUE HABÍA VISTO DE BRUSELAS, LLAMADA LA MANNEKEN PIS. CON LOS GATITOS AL LADO, ENROSCÁNDOSE ENTRE SUS PIERNAS APENAS PODÍA CAMINAR, ME FUE CONTANDO LA HISTORIA DEL LUGAR, QUE LLEVABA EL NOMBRE DEL FUNDADOR, SU TÍO ABUELO, EL DR. HERMANN BLUMENAU. — BUENO, A ESTA ALTURA DE UNA CONVERSACIÓN TAN AGRADABLE, SERÍA DESCORTESÍA NO PREGUNTAR SU NOMBRE — LE DIJE — EDITH GAERTNER, AMANTE DE LOS VIAJES Y LAS BUENAS LETRAS, ¿Y EL SUYO? — RUBÉN. TAMBIÉN AMO LAS LETRAS, LAS OBRAS DE TEATRO. SOY ESCRITOR DE NOVELAS Y CUENTOS EN MI CIUDAD, POSADAS, ARGENTINA.— LE DIJE — EN MI JUVENTUD, POR REBELDÍA, DECIDÍ SUBIRME A UN BARCO A VAPOR Y VIAJÉ A LA TIERRA DE MIS ANTEPASADOS PARA ESTUDIAR TEATRO. AMÉ VIENA, LIEPZIG. INTERPRETÉ OBRAS DE MOLIERE, SCHILLER, GOETHE, SHAKESPEARE, ¡AHH CÓMO OLVIDAR OTELO! OBVIAMENTE CONOCÍ Y AMÉ SU PAÍS, EL TEATRO COLÓN, BELLO COMO NINGÚN OTRO. SEGUIMOS CAMINANDO. AL FINAL DEL SENDERO DE FLORES Y PLANTAS MARAVILLOSAS, NOS TOPAMOS CON UN LÚGUBRE LUGAR. TODAVÍA HABÍA NEBLINA Y COMENCÉ A SENTIR UN RARO Y PERTURBADOR ESCALOFRÍO A MEDIDA QUE NOS ACERCÁBAMOS. ¡ERA LA ESTATUA DE UN GATO!

EN SU BASE, UNA PLACA DE BRONCE REZABA EN ALEMÁN “ALS ICH EINE SPINNE TOTGESCHLAGEN FRAGT ICH MICH OBICH DAS WOHL SEZOLLT, HAT IHR GOTT AN DIESEN ERDENTAGEM GLEICHEN ANTEIL DOCHWIE MIR GEZOLLT” (AL APLASTAR HOY UNA ARAÑA, ME PREGUNTÉ SI ERA LÍCITO MATAR A QUIEN DIOS DIERA COMO A MÍ, PARTE IGUAL DE LOS DÍAS DE ESTA VIDA). LLEGAMOS. LOS GATITOS SE ACOSTARON PLÁCIDAMENTE FORMANDO UN PERFECTO CÍRCULO ALREDEDOR DE LA ESTATUA, Y SE DURMIERON. LA ANCIANA LOS MIRÓ DE ESA MANERA ÚNICA QUE SÓLO LAS MADRES SABEN DAR A SUS HIJOS, LES DESEÓ EN ALEMÁN UN FELIZ SUEÑO MIENTRAS RONRONEABAN. FUE CUANDO LA INVITÉ A VOLVER. CRUZAMOS LA CALLE, LLEGAMOS AL HOTEL, NOS DESPEDIMOS Y LE AGRADECÍ POR EL PASEO. PROMETIMOS VOLVER A ENCONTRARNOS A LA MAÑANA SIGUIENTE ANTES DE NUESTRA PARTIDA. ME MIRÓ Y SE PERDIÓ EN EL FONDO DE UN OSCURO PASILLO. LA MAÑANA NOS DESPERTÓ CON LOS RAYOS DEL SOL DE VERANO ATRAVESANDO LOS VIDRIOS DE LA VENTANA. BAJAMOS A DESAYUNAR Y LUEGO LE PREGUNTÉ AL CONSERJE DEL HOTEL SOBRE LUGARES TURÍSTICOS PARA VISITAR QUE NO DEMANDASEN MÁS DE MEDIO DÍA Y EL JOVEN, AMABLEMENTE, ME DIO UN MAPA CON LOS PUNTOS DESTACADOS. “EMPIECEN POR EL CEMENTERIO DE GATOS, ESTÁ EXACTAMENTE ENFRENTE DE NUESTRO HOTEL”. — ¡DIOS MÍO, A QUIÉN SE LE OCURRE HACER UN CEMENTERIO DE GATOS! BUENO, YA QUE ESTAMOS, VAMOS— DIJE A PILI Y LOS NIÑOS. APENAS COMENZAMOS A ANDAR POR EL BELLO SENDERO DEL BOSQUE, TODO VINO A MI CABEZA, COMO UN TORBELLINO. VOLVÍ A VER AL NIÑO DEL PIS ETERNO. EL ESTUPOR QUE CRUZÓ MI ALMA FUE MAYOR AL DIVISAR AQUELLA ESTATUA EN EL CENTRO DEL EXTRAÑO CAMPOSANTO. NO 9 ERA LA DE UN ÁNGEL COMO ES COSTUMBRE. LAS LÁPIDAS ERAN PEQUEÑAS TUMBITAS, COMO DE NIÑOS, CON EL NOMBRE GRABADO EN SU PARTE SUPERIOR Y LA FOTO DE LOS DIFUNTOS EN EL CENTRO. CAÍAN GOTAS DE FRÍO SUDOR POR MI SIEN. LOS NIÑOS CORRIERON PARA VER EL ESPECTÁCULO DANTESCO. YO RETROCEDÍ DE SUSTO. CAÍ, ME LEVANTÉ RÁPIDAMENTE MIENTRAS COMPROBABA QUE CADA TÚMULO TENÍA LA FOTO DE UN GATO. ME ACERQUÉ TEMBLANDO COMO UNA HOJA Y PUDE COMPROBAR MUY A MI PESAR QUE LOS NOMBRES DE LOS GATOS Y LA FOTO DE CADA UNO ERAN LOS DE EDITH GAERTNER, MI ANCIANA ANFITRIONA Y GUÍA DE LA NOCHE ANTERIOR. NO DIJE NADA. VOLVIMOS AL HOTEL A BUSCAR NUESTRAS VALIJAS. TENÍA TANTAS PREGUNTAS PARA HACERLE A EDITH! QUERÍA CONVENCERME DE QUE TODO HABÍA SIDO UN MAL SUEÑO, UNA RARA PESADILLA DE ESAS QUE PARECEN TAN REALES. LLEGUÉ HASTA EL HALL Y PEDÍ PARA HABLAR CON LA DUEÑA DEL HOTEL. EL CONSERJE ME MIRÓ FIJAMENTE Y, SORPRENDIDO, ME DIJO: “SOLAMENTE SI USTED PUEDE HABLAR CON LOS MUERTOS”, Y SIGUIÓ HACIENDO SUS COSAS. QUEDÉ PENSANDO EN NADA, CON LA MIRADA PERDIDA EN QUIEN SABE QUÉ COSAS… MOVIENDO MI CABEZA HACIA LA IZQUIERDA PUDE VER LA FOTO EN BLANCO Y NEGRO COLGADA EN LA PARED… ERA LA ANCIANA VESTIDA CON AQUELLA ROPA INCONFUNDIBLE DE LOS AÑOS 60’, RODEADA POR SUS SIETE GATOS. EL EPÍGRAFE REZABA:

IN MEMORIAN “EL PERSONAL DEL HOTEL DAS HAUS DER KATZE A SU FUNDADORA” 07-07-67

Mario Rubén Osten Es de Puerto Iguazú y vive actualmente en Posadas. De chico soñaba con ser estrella de fútbol y también astronauta. Cuando fue creciendo quería ser ingeniero y fabricar autos de fórmula uno. Pero en realidad no fue nada de eso y finalmente decidió ser escritor, para poder concretar todos sus sueños. Ahora es soñador de tiempo completo. Escribió los libros “Cuentos y leyendas para pensar en la selva”, que transmite un profundo mensaje ecologista, “El Toro y el Oso, la venganza de Amonedofis”, novela de ciencia ficción y también ecologista, declarada de Interés cultural por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Misiones y “La cigüeña llegó a la chacra” para contar la adopción, parte integrante de la colección Taca-Taca I. Esta última fue declarada de Interés cultural por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Misiones. Recibió la declaración de Beneplácito por la publicación de este cuento por parte de la Honorable Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones. “El llanto de la Araucaria”, integrante de la colección Taca Taca II, fue declarada de Interés cultural por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Misiones, también ecologista, ambientada en el Parque de las Araucarias de San Pedro, Misiones. Luego vino “La sequía maldita”, ambientada en Bernardo de Irigoyen, que se lo contara su abuelo cuando tenía nueve años, y es el primer cuento de terror de la colección Taca Taca III, declarada de Interés cultural por la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Misiones Es uno de los mentores y miembro fundador de la AELIJuM (Asociación de Escritores de Literatura Infanto Juvenil de Misiones). En 2.017 como parte integrante de la colección Taca Taca IV de la AELIJuM, publicó el cuento infantil “El Pirá-ü” (pez negro en guaraní) la cual fue declarada de Interés Cultural por la Subsecretaría de Cultura de la Pcia. de Misiones. En junio de 2.018, recibió el Reconocimiento por su trayectoria laboral y sus aportes a la cultura de la ciudad de Posadas, del concejo Deliberante de Posadas. En 2019 editó el cuento infantil “Yvyrá Arandú” (árbol de la sabiduría en guaraní), formando parte de la colección Taca Taca V. Contacto: rubenosten@hotmail.com

https://posadas.gov.ar/cultura/wp-content/uploads/2020/08/EL-EXTRANO-CASO-DEL-CEMENTERIO-DE-GATOS-EN-BLUMENAU.pdf.

¡Compartí esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 22
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    22
    Shares

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma