La astronomía y la niñez

La astronomía y la niñez

El Parque del Conocimiento se acerca a los niños de distintas comunidades con talleres sobre astronomía.

(Roi)

“De la Tierra al Universo” es un taller para niños/as de 9 a 12 años sobre astronomía. En él se abordan temas de índole científicos y astronómicos de manera informal, a través del juego, los relatos, los dibujos y el uso de distintas aplicaciones tecnológicas con la intención de apelar a la imaginación y la creatividad del infante. El objetivo del taller es crear un espacio de divulgación de la ciencia astronómica, generar la curiosidad/interés del niño/a por la astronomía, reflexionar sobre la influencia de la astronomía en la vida cotidiana, concientizar sobre el rol que tenemos como seres humanos en la preservación de nuestro Planeta Tierra (el único habitable hasta el momento).

Este taller surge en el año 2021 como propuesta por las áreas del Observatorio y el de Infancia del Parque para ser desarrollado en cuatro encuentros en la ciudad de Posadas. A fines de ese año, el taller adaptó su dinámica para poder realizarlo en una sola jornada, en una escuela rural de la localidad de El Soberbio. Tras el éxito y la respuesta favorable del mismo desde la Presidencia del Parque del Conocimiento se solicitó replicar este taller durante el período 2022 a distintas zonas de la provincia de Misiones. Teniendo como prioridad las zonas rurales y más alejadas del casco urbano, más precisamente zona Sur y Centro de la provincia.

“De la Tierra al Universo” una forma diferente de acercarnos a la astronomía. Contenidos y metodología

Dentro del taller la propuesta principal es acercar conocimiento básicos y generales sobre astronomía, como también, generar el interés por la misma a los más pequeños. Los ejes temáticos seleccionados y que se desarrollan a lo largo de estos encuentros son:

·         El origen de la astronomía

·         El sistema Tierra Cielo

·         El sistema Tierra Luna

·         El sistema Solar

·         Las constelaciones

·         Las estrellas

·         Concepto General del Universo

La dinámica es siempre a través del juego en el que se va intercalando información sobre esas temáticas. Se arman rondas, juegos como la búsqueda del tesoro, preguntas retóricas. Se utiliza el mapa estelar, herramienta que nos ayuda a orientarnos, a ubicar los puntos cardinales. Otro recurso que se utiliza es el relato, y más específicamente el relato mitológico. Allí se ensamblan, la imaginación, el dibujo, la creatividad y una aproximación teórica sobre las constelaciones (¿qué son, para qué sirven, ¿cómo se forman?). Se utiliza como soporte técnico el proyector y las imágenes que aluden a las distintas constelaciones, material audiovisual. Luego se insta a que los niños/as a realicen/dibujen sus propias constelaciones y creen sus propias historias.

La observación astronómica también hace parte del taller. No sólo se observa el cielo nocturno y se identifica a las estrellas más conocidas a simple vista, sino que, se utiliza el telescopio para observar en detalle a nuestro satélite: la Luna. Y si se puede, se observan los planetas como Venus, Júpiter o Saturno.  Y como último recurso se utilizan dos elementos electrónicos: el celular y la Tablet. En ellos se puede apreciar diferentes aplicaciones que nos permiten ver con más precisión al Sistema Solar y a las constelaciones.

Por último, se ha creado un espacio denominado “El preguntadero”. Allí a modo de reflexión final, se busca que los participantes puedan dejar sus preguntas/inquietudes o pensamientos al “universo” con el objetivo de dejar asentado en palabras de ellos, lo que la experiencia les ha dejado con total y absoluta libertad.

 

“De la Tierra al Universo” en Profundidad (Crónica)

La última experiencia se realizó en la localidad de Profundidad, cuya municipalidad cedió su Salón de Usos Múltiples, para que los niños de la comunidad pudieran disfrutar del taller, el sábado 9 de abril. Estuvieron presentes la presidenta del Parque del Conocimiento, la Dra. Claudia Noemí Gauto y la intendenta de Profundidad, Silvia Elisabet Estigarribia. También estuvo presente la Biblioteca Popular “El Urunday”, que acercó literatura referida a la temática (Claudia Oliveria, Inés Arias y Cora Cotti de la Astra: presidenta, vice y tesorera de la biblioteca respectivamente).

La actividad se inició con la presentación del taller, en donde tanto niños como adultos no quisieron quedarse afuera. Allí cada uno se presentó y expresó qué momento del día es su preferido y por qué. Luego de esta introducción los coordinadores del taller (Federico Lopez por el Observatorio de las Misiones y Sandra Arce por el área de Infancia del Parque), incentivaron a los niños a la “búsqueda del tesoro”. Debían encontrar al Sistema Solar que se “escondió” por el patio. Entre los árboles, bancos y plantas, muy tímidos, se hallaban las figuras que representaban a cada uno de los planetas y el sol de nuestro sistema.

Sin tiempo que perder, los niños y niñas corrieron a la aventura de jugar a ser astronautas (por un instante) en búsqueda de los planetas. Una vez encontrados los astros, cada quien fue contando las características de cada uno para colgarlos en una piola, que terminó formando una guirnalda de planetas y estrellas luminosas.

¿Dónde estamos? Entre los recursos que se tienen para el taller, se cuenta con mapas estelares para cada uno de los presentes. El mapa estelar es un elemento de gran utilidad para saber “dónde estamos parados”, a partir de los puntos cardinales: Norte, Sur, Este, Oeste. En ronda, atentos a las indicaciones del coordinador, todos tuvieron la posibilidad de maniobrar este elemento.

Luego de jugar al aire libre, los coordinadores invitaron a los participantes a ingresar al salón para dar comienzo a la segunda etapa del taller. Aquí las protagonistas fueron las Constelaciones.

Ya una vez ubicados en sus asientos, la oscuridad era reina y señora, las confusas miradas, todas, iban hacia las imágenes que reflejaban el proyector. La incertidumbre de los presentes se cuela entre las risas cómplices de que algo “novedoso” está a punto de ocurrir. La espera se acabó, Federico (por el Observatorio) comienza preguntando al público “¿qué son las estrellas?” Un disparador que va a llevarnos a un viaje teórico, pero simple, sobre estas bolas de fuego. ¿Cómo se forman, de qué están hechas, tipos, dónde están? Son los ejes que se desarrollan en esta charla. Los niños se llevan consigo una postal fotográfica de algunas de las estrellas más conocidas.

La aventura continuó con Sandra (por el área de Infancia) que se encargó de contar las historias mitológicas que rodean a las Constelaciones. Sabemos que mucho antes de que el conocimiento científico fuera una manera de explicar los fenómenos que sucedían a nuestro alrededor, la humanidad buscó comprenderlos mediante el realismo mágico. Los oyentes, casi sin pestañear, siguieron estos relatos llevados por la voz y el histrionismo de la oradora, para luego, dar lugar a la creatividad mediante una consigna: “Dibujen sus propias constelaciones, creen sus propias historias”.

El cazador Orión y su perro fiel se encuentran firme sobre nosotros, los presentes identifican a estos personajes. Nuevamente, bajo ese cielo profundo, las observaciones astronómicas dan rienda suelta al asombro y a la curiosidad.

Han pasado dos horas y nos vamos acercando a la tercera y última etapa de este taller. Celosa y redonda, nos esperó la Luna. Satélite natural que no siempre se deja ver, ya que para observarla debemos tener en cuenta en qué fase lunar se encuentra. Gracias al telescopio del Observatorio se la pudo ver en detalle. Como cicatrices de guerra, los observadores contemplaron con nitidez, los cráteres que tallan a nuestra querida protectora.

Finalmente, los infantes pudieron apreciar otros recursos tecnológicos que nos acercan al cosmos. Además de contar con un espacio llamado “El preguntadero”. Como postas, estaban distribuidos el telescopio, por un lado, celular y tablet por el otro (utilizando las aplicaciones “Solar Walk” y “Sky Walk”) y “El preguntadero”, una carpita donde, quienes lo deseaban, podían manifestar todas aquellas inquietudes sobre el universo (que quedaron registrados en uno de los dispositivos del taller). ¿Hasta cuándo la Tierra va a existir? ¿Hay vida fuera del Planeta Tierra?,¿qué hay más allá de los agujeros negros?, ¿cuántas estrellas hay en el universo?, ¿a qué huele el espacio? Fueron algunas de las preguntas.

“El preguntadero” condensó la propuesta del taller. Apeló a la reflexión de cada niño/a, de manera íntima e individual. Y que lejos de concluir una actividad propició el inicio de una búsqueda, incentivando a los más pequeños, a no dejar de hacerse preguntas. Preguntas que los lleven por nuevos caminos y que la curiosidad sea el principal motor del “saber” científico. Que el conocimiento parta de una búsqueda libre, creativa y colectiva.

 

¡Compartí esta nota!

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma