“La verdad dejó de ser importante para el periodismo.”

“La verdad dejó de ser importante para el periodismo.”

Segundo Conversatorio: Educación para Pensar en el Instituto Saavedra

Reynaldo Sietecase: “La verdad dejó de ser importante para el periodismo.”

En vistas a la celebración del Día del Periodista y en el marco del segundo encuentro del Conversatorio: Educación para Pensar, el Instituto Saavedra recibió al reconocido periodista nacional Reynaldo Sietecase.

Con gran expectativa y en un auditorio repleto se realizó el viernes 3 de junio el encuentro con el periodista, escritor y poeta para conversar sobre el periodismo y su contexto actual.

Participaron del evento, autoridades del Instituto Saavedra, docentes, periodistas de distintos medios locales y estudiantes de las carreras de periodismo y ciencia política, quienes formaron parte de un diálogo con el invitado, realizando preguntas y debatiendo sobre las problemáticas del periodismo contemporáneo.

El periodista rosarino aprovechó la oportunidad para presentar su último libro lanzado en el año 2020: Periodismo: Instrucciones de uso. Ensayos sobre una profesión en crisis, de la editorial Prometeo.

En dicho libro, que funcionó como eje para la conferencia, Sietecase convocó a diez periodistas de distintos medios y perfiles para que aporten su mirada sobre aspectos problemáticos que confluyen en la crisis que atraviesa la actividad periodística en la actualidad.

La crisis en el periodismo

Si bien la idea de crisis en el periodismo no es algo nuevo; y más bien aparece como algo recurrente en la profesión, Sietecase aclaró que utilizó el concepto en su libro para referirse a las particularidades que atraviesa la actividad en los tiempos complejos y cambiantes que nos toca atravesar actualmente.

Para el escritor, el periodismo tiene una cuádruple problemática: la crisis del cambio tecnológico, las nuevas tecnologías, las redes sociales y la migración del periodismo gráfico al digital. En segundo lugar, la crisis de la precarización laboral con trabajos mal pagos, inestabilidad laboral y explotación. Por otra parte, según el periodista existe una crisis de concentración mediática, con la particularidad de que cada vez más empresarios no relacionados a lo mediático acceden a la propiedad de medios de comunicación. Por último una cuarta crisis, que es la que más interesa a Sietecase: una crisis ética, que se relaciona a cómo se hace periodismo, qué se cuenta y cómo se cuenta. En sus propias palabras:

“Antes el insumo central de nuestro trabajo era la verdad de los hechos, la verdad es un concepto, pero cuando uno habla de periodismo puede hablar la verdad de los hechos, es decir, yo cuento lo más cercano, lo más parecido a lo que pasó. Creo que la polarización que se da en el mundo no solo en Argentina, ese fenómeno hace que haya una crisis con la cuestión ética, que es sobre qué cuento y cómo lo cuento.”

Periodismo para la hinchada

Ya hace un largo tiempo Sietecase mantiene una visión muy crítica sobre la polarización política y social que vive la Argentina y que se traslada al ámbito periodístico, en el que según el escritor la verdad o realidad de los hechos son narrados de una determinada manera para que encajen en una posición ideológica sin importar la veracidad de los mismos. Inscribe este proceso como un fenómeno que se produce a nivel global, pero en la Argentina se profundizó a partir del conocido conflicto con el campo del año 2008. A partir de ese momento Sietecase considera que el periodismo atraviesa un marcado proceso de degradación de contenidos y una crisis ética, en la que no importa hacer buen periodismo sino afectar al bando rival.

“Y hay un periodismo para la hinchada. Un periodismo que ratifica. Que te dice: ¡vamos, tu equipo es genial! El discurso de los medios se futboliza. ¿Qué dicen las hinchadas? : ¡no existís! ¡no existís!. El problema es que esto se trasladó a la política, esa visión de que los otros son lo peor del mundo y los nuestros son geniales.”

El periodista también comentó que, en este mismo sentido, hay otro proceso paralelo que se relaciona con los efectos del cambio tecnológico. La multiplicidad de mensajes, la fragmentación y la explosión de los medios de comunicación. De esta manera, en el pasado existían menos medios que luchaban por llegar a públicos lo más amplios posibles, a diferencia de lo que sucede en la actualidad en que los mensajes son focalizados en segmentos de público cada vez más pequeños.

“La Nación, Clarin, todos iban en la misma búsqueda, abrir, abrir, abrir. No cerrar, no ir a una audiencia pequeña. Ahora pasa al revés, como hay trescientos canales, quinientas radios todos pelean por un pedacito muy pequeño y eso contribuyó a la polarización, porque, cómo hago para sostenerme con un pedacito pequeño: lo fidelizo. Entonces me preocupo por confirmar sus prejuicios y no por generar información que lo altere.”

El periodista resaltó que esta manera maniquea de utilizar la información hace un daño muy importante en la posibilidad de hacer buen periodismo que es aquel que, “contribuye a una sociedad más justa, y democrática.”

Entre el pesimismo y el optimismo

Al finalizar la conferencia, tanto periodistas como estudiantes mostraron su preocupación por el futuro de la profesión en el contexto actual. Sietecase puso en la balanza el peso entre la complejidad del momento para la profesión periodística por un lado y por el otro la perspectiva de algunas oportunidades que se abren para el ejercicio de la actividad en el presente. Así como existe un proceso de degradación de contenidos, concentración de medios tradicionales y precarización laboral, también la digitalización que trae el cambio tecnológico ofrece la posibilidad de generar contenidos y productos periodísticos de calidad que en tiempos pasados hubieran sido mucho más difíciles de lograr.

Con las nuevas tecnologías digitales y la expansión de las redes sociales es posible generar proyectos autónomos, alternativos e independientes que posibiliten hacer buen periodismo.

“Después de todo lo que se puede criticar, vos tenes muy buenos productos digitales, productos que funcionan con el sostén de los lectores o los oyentes, un fenómeno de proliferación de medios independientes, autónomos que comienzan a conseguir algún tipo de financiación, inclusive aupados por algunas instituciones educativas.”

Finalmente Sietecase dejó un mensaje para aquellos que quieran emprender el camino en el periodismo y se preguntan si todavía es posible hacer periodismo independiente.

En realidad más que periodismo independiente, yo trato de sacar eso y decir buen periodismo, yo trato de reemplazarlo por la buena praxis periodística, tratar de estar muy cerca de los hechos, contar lo que pasa, si me quieren alterar eso, decir yo no firmo. Cuidar el trabajo de uno, como lo cuidaría un docente que hace bien su trabajo, un trabajador de la construcción. Es decir, ¡no me pidas que haga mal la pared!, yo se hacer bien la pared, déjame hacer la pared con las proporciones correctas.

¡Compartí esta nota!

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma