El tristemente vigente “bullying”

El tristemente vigente “bullying”

Ayer, 2 DE MAYO, fue el DÍA MUNDIAL DE LUCHA CONTRA EL BULLYING

El bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado.

El intimidar, forzar a otra persona a hacer algo, es una experiencia común para muchos niños y adolescentes. Las encuestas indican que hasta una mitad de los niños de edad escolar son intimidados en algún momento durante sus años escolares y por lo menos un 10% son intimidados con regularidad.

El comportamiento de intimidar a otros puede ser físico o verbal.

Los varones tienden a usar la intimidación física o las amenazas, sin importarles el género de sus víctimas. La intimidación de las niñas es con mayor frecuencia verbal, usualmente siendo otra niña el objetivo.

Ciberbullying: bullying a través de las redes sociales.

Este tipo de violencia escolar se caracteriza por conseguir la intimidación de la víctima, implicando un abuso de poder en tanto que es ejercida por un agresor más fuerte.

El bullying involucra a diversas personas que cumplen diversos roles:

 El hostigador: Es el que idea el hostigamiento y no siempre es el que ejecuta el hecho.

 El hostigado: Es el que recibe el hostigamiento.

 Los seguidores: Son los que apoyan al líder y muchas veces son quienes ejecutan el hostigamiento.

 Los espectadores: Que pueden solo mirar, reírse o detenerlo.

 El personal de la escuela: Quienes deben intervenir y detener el hostigamiento.

 Los padres: Quienes detectan los cambios en sus hijos y deben dialogar con los docentes en la escuela para detener el hostigamiento.

Es importante hablar de la prevención del bullying y la necesaria implicación y participación de todos.

Las familias, los docentes, los directivos y todas las instituciones relacionadas a la problemática del bullying.

Si el niño se torna retraído, deprimido o si se resiste a asistir a la escuela, o si usted se da cuenta de un deterioro en el comportamiento escolar, puede necesitarse una consulta o intervención adicional.

Una psicóloga/o de niños y adolescentes puede ayudar al niño/a, a la familia y a la escuela a desarrollar una estrategia para tratar con la intimidación.

Busque a tiempo la ayuda profesional para así evitar el riesgo de consecuencias emocionales duraderas para su niño.

Natalia Pino Roldán

¡Compartí esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma