Niños y adolescentes millonarios gracias a internet

Niños y adolescentes millonarios gracias a internet

Seguimos con la tercera parte de una extensa entrevista con el joven psicólogo Joaquín Wellbach quien ya nos aportó un montón de información valiosa sobre redes sociales:

https://prismadigital.com.ar/opinion/las-redes-sociales-te-dominan/

Por si no te acordás, habíamos hablado de la creatividad en las redes sociales y de cómo puede ser una vía de ingresos para muchos…

JW: “Uno ve un youtuber, un chico que entiende la lógica de una red social, en este caso YouTube, y sin ningún apoyo, sin ninguna producción se puede hacer millonario, de la noche a la mañana. Eso era imposible en cualquier otro momento histórico, de cualquier otra economía. ¿En qué momento histórico era posible que un adolescente o un niño se haga millonario solo?”

P: O un gamer, en torneos internacionales…

JW: “Claro, pero es algo re común, por qué, porque ese chico entendió la lógica del sistema, y cuando entendés, encontrás la llave la llave, pasa a ser la fuente de opresión, la fuente de la repetición, la fuente de la falta de originalidad a todo lo contrario. Una autopista repleta de información, de libertad, donde los mejores son los más rápidos y los más libres…

Internet y nuestra época de aldea global, son dos caras completamente opuestas de una misma moneda. Una mayoría vive una realidad de alienación como nunca, y una minoría vive una realidad de como les dije, la torre de Babel, no hay ninguna frontera cultural, no hay ninguna frontera tecnológica…

La historia del bitcoin, de la creación del bitcoin es un ejemplo de esto. El bitcoin no tiene autor. No se sabe quién es el tipo que propuso en un foro de internet a un grupo de ingenieros la idea. Se llamaba Satoshi el usuario, pero no se sabe quién es la persona que está detrás de ese usuario fantasma, es decir, aparece un “x” en un foro de internet y le propone a un grupo de distintos ingenieros informáticos, la idea de la criptomoneda. De usar un principio que es el blockchain, la tecnología que es el blockchain para crear el bitcoin. Todo lo que es el bitcoin, en distintos componentes existía antes y había sido pensado por distintos científicos, pero esta persona que nadie conoce…”

P: Condensó todo.

JW: “Condensó todo. Reunió a personas de distintos lugares del mundo en internet, todo lo que estoy diciendo, desarrolló el sistema y desapareció de la faz de la tierra. Y hoy es uno de los instrumentos financieros más importantes y cambió para siempre la manera en la que entendemos el valor de una moneda.”

P: Eso también es lo “divertido” que tienen las redes y lo que es internet: la persona que aparece y desaparece, la que cobra fama. No necesitan ser grandes estudiosos, los autodidactas que van haciendo análisis de la sociedad, de las redes, con lo que conocen de internet y también está la liquidez de la gente que aparece, hace su video, tiene su minuto de fama, después pasaron dos semanas, viene un nuevo modelo, una nueva cantante y se olvidaron… no hay un ídolo fijo, inclusive en el cine también.

JW: “Yo creo que eso refleja una porción, del mercado si se quiere, porque otra porción no. Como decía anteriormente, el consumo sobre todo occidental en internet, está muy marcado por la creación del vínculo parasocial. Entonces, la persona vive una experiencia similar a la creación de una amistad o a una relación de pareja y construye una relación a mediano o largo plazo con el creador de contenidos. Por ejemplo, el streamer “Coscu” viene siendo una de las naves insignias de un tipo muy puntual de contenidos para un segmento muy puntual de edad, ya hace muchos años, no es que perdió relevancia cultural, quizás un poco, pero no salió de ese lugar de la escena. Yo no se si es tan fugaz. Lo que sí creo que pasa mucho, es que hay una porción del mercado que tiene sí una lógica mucho más fugaz pero no es la que está dirigida por los creadores de contenidos tradicionales de las redes, sino que tiene que ver con eventualidades de las redes. Por ejemplo, el chico de “Traé la copa Messi”, no es un creador de contenidos de las redes, es una persona que una vez, por una eventualidad de su vida, se le ocurrió un chiste y con eso se viralizó en un momento y desde entonces trató una y otra vez, reinsertarse en las redes, pero no lo logró. Este personaje sí refleja la fugacidad total.

También está gente del otro lado, como digo, que crea su público, su audiencia, crea una identidad, tiene una historia en la red, porque la red no es distinta en eso a otros medios. Uno escucha la radio y están los monstruos de la radio, las personas que hicieron escuela, que crearon un estilo. Las redes funcionan con esa lógica también.

En Youtube pasa lo mismo con por ejemplo “Marito Baracus” o “El Bananero” que fueron los primeros de la plataforma y no solamente fueron muy grandes en un momento, sino que crearon un estilo, crearon una comunidad de creadores, ayudaron a crecer a otros creadores.”

P: ¿Cuál sería el rol del estado frente a todo esto?

JW: “Muy buena pregunta. Es uno de los temas que más me preocupa a mí porque veo un desfasaje entre esa realidad y el conocimiento que tiene la clase política y dirigente de esta realidad muy grande, especialmente en Argentina. En el resto del mundo -todos los estados están atrasados, cabe aclarar- excepto en los asiáticos quizás, son los que más están al día en esto. Este tema igual se viene discutiendo hace unos 15, 20 años en Estados Unidos, la discusión de la ley SOPA, abrió el paradigma de la discusión de la agenda pública de la regulación de los servicios de internet. En EE.UU. constantemente se está discutiendo el tema de la propiedad intelectual, que implica que la propiedad intelectual en internet, que tiene una lógica de venta y consumo muy distinta a lo material, a lo analógico. Se discute mucho el tema del cibercrimen, que cambió paradigmáticamente la manera en que un crimen organizado funciona, porque yo puedo tener una organización ilícita sin conocer a ninguno de mis empleados ilícitos, sin una base geográfica, si la discusión en el resto del mundo está trazada, en Argentina no existe. Y para que se pueda dar en un futuro más o menos cercano, necesitamos cambios drásticos en la mentalidad de la clase dirigente. Un ejemplo concreto: la victoria de Cambiemos en el 2015, tuvo que ver para mí en gran medida, con la profesionalización del marketing político y eso implicó a su vez un entendimiento y un manejo mucho más sofisticado y agudo del tema de los medios virtuales, de las redes sociales, el mensaje y la segmentación de los votantes. Tuvo que ver, por ejemplo, la involucración de Cambridge Analytica en las elecciones en Argentina. Aún habiendo experimentado eso, el peronismo no abandonó sus prácticas populares de siempre. Es más, cometieron el acto de soberbia, de entender la victoria de este gobierno como una refutación de la profesionalización de la política. Entonces yo digo, si los políticos, no están dispuestos a entender el nuevo clima de época, para su propio beneficio partidario, mucho menos van a estar dispuestos a entenderlo para el beneficio del bien común ¿no? Porque cuando la misma realidad les está empujando y diciendo “aprendé cómo esto cambió nuestra realidad”, porque no la cambió cuantitativamente, no es que es todo más rápido nomás; la cambió cualitativamente: la manera en que la gente piensa es distinta. Aun así, se niegan a pensar eso cuando es lo que les conviene. Entonces yo digo ¿Qué puedo esperar de que piensen en legislación por ejemplo?

Y la realidad les vuelve a tocar la puerta una y otra vez. Porque vino la pandemia y las fakenews fueron un problema gravísimo. Y el mal manejo de la comunicación en pandemia, le está costando a este gobierno un precio altísimo.

Era evidente al comienzo de esto, que si tu única herramienta, era el comportamiento de la gente, la comunicación era vital. Porque la única manera real de regular el comportamiento de la gente, como gobierno es la comunicación. Porque la penalización llega muy poco. Tiene un alcance muy limitado. No podés poner multa a todo el país, porque cuando se masifica el incumplimiento, se hundió la pena…”

Continuará…

¡Compartí esta nota!
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 4
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    4
    Shares

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma