Jugar y otros asuntos urgentes

Jugar y otros asuntos urgentes

En este mes de la niñez, seguimos dejándote textos maravillosos para que reflexiones, debatas, analices.

Disfrutá de un nuevo escrito de Natalia Pino Roldán:
“Art. 20 de la ley 26.061 “Protección integral de los derechos de NNyA”: Derechos al deporte y al juego recreativo.
Los Organismos del Estado con la activa participación de la sociedad, deben establecer programas que garanticen el derecho de todas las niñas, niños y adolescentes a la recreación, esparcimiento, juegos recreativos y deportes, debiendo asegurar programas específicos para aquellos con capacidades especiales. (Digesto de la niñez y la adolescencia de la provincia de Misiones, Cámara de Representantes de la Provincia de Misiones, año).
La importancia del juego para los/as psicólogos/as…
A partir de los ´60 se da el proceso de psicologización de la infancia, apareciendo la idea de afectividad.
“La terapia del juego no es nueva. Procurando un breve desarrollo del uso del juego en terapia, fue Freud, en 1909, quien describe por primera vez el trabajo terapéutico a través del juego, mencionando a Juanito, un niño con síntomas fóbicos. Este se constituye en el primer caso histórico de uso del juego en el proceso terapéutico.
En 1932, Melanie Klein desarrolla procesos terapéuticos con niños y niñas en los cuales el objetivo central era traer el inconsciente al consciente mediante el juego. Ana Freud, en 1946, describe la utilización del juego para construir relaciones terapéuticas con niños y niñas antes de comenzar a interpretar sus motivaciones inconscientes (Opplieger Fuentes Valeria, 2013)
Para Winnicot el juego es un espacio creativo, un espacio potencial entre el niño y la madre. Pero sobre todo en el juego, existe otro, presente o imaginado.
“Históricamente, el hombre, ha utilizado los dibujos como forma de registrar sus sentimientos y acciones: aún antes que símbolos que registraran el habla”.
“A través del desarrollo de la motricidad, el niño, descubre que el lápiz sostenido entre sus dedos, va dejando la huella de su movimiento sobre un objeto. Este descubrimiento le produce tal fascinación, que a la corta edad de dos años suele dedicar bastante tiempo a esta actividad. Pero es necesaria la interpretación del adulto para que estos trazos se conviertan en dibujos” (Boscato Analía, Ortalli Inés, Sobrero Delia, 2010)
Es importante tener en cuenta que somos seres sociales, insertos en una cultura donde nuestras acciones cobran sentido en el vínculo con el otro desde el nacimiento.
La función materna y paterna, que contiene y sostiene al recién nacido, que le devuelve una mirada, abrigando, alimentando, acunando, van llenando de sentido la vida del cachorro humano.
Cuando me preguntan sobre el juego no sé qué decir, de tanto que podría decirse, desde lo terapéutico, amoroso, vincular, emocional, elaborador de traumas, canalizador de emociones, el juego es el lenguaje común de la humanidad, cualquier niño que se encuentre con otro niño o niña, se comunican a través del juego, si el ambiente lo facilita.
En tiempos de confinamiento es importante seguir generando espacios de juego con el niño, y no me refiero a darle una tablet, una computadora o un teléfono, es necesario un espacio lúdico, el espacio que muchos niños tenían en los jardines, en las escuelas, en el parque, ese espacio que perdieron, espacios de sociabilización, que le permiten ir construyendo su personalidad.
Por lo tanto, hay un espacio, independiente de los padres, que debe habilitarse, aunque sea a través de las pantallas, habilitar el encuentro de los niños con abuelos, tías y amigos. En algunos casos se hace necesario buscar ese espacio con psicólogas/os, que permita un encuentro con el niño o la niña, respetando sus tiempos y respondiendo a sus deseos e intereses, pero sobre todo jugando, mientras nos vemos, para procesar ansiedades, miedos y tristezas. Lo mas importante de este espacio, y mas que nunca en estos tiempos de aislamiento físico, es que el niño/a puede establecer un vínculo extra familiar, encontrarse con alguien, con quien puede hablar, pintar o desarrollar a través del juego, conflictivos familiares con otro que esta allí (a través de la pantalla), para expresar lo bueno y lo malo que esta viviendo en tiempos de aislamiento físico, que no debe ser aislamiento social o emocional, ya que en estos tiempos y más que nunca los niños/as necesitan un entorno contenedor y amoroso.
Natalia Pino Roldan
Licenciada en Psicología
Esp. En políticas públicas
de niñez y familia
M.P. 360″

¡Comentá la nota!

Seguinos en @dossierprisma